MEMORIA DE UN FESTIVAL EXCEPCIONAL

Martin Amis

“Se juntó el hambre  con la necesidad” fue la coloquial respuesta de uno de los organizadores foráneos del Hay Festival en Xalapa a la pregunta sobre cómo se acordó festival tan importante en Xalapa. No era para menos. En julio de 2010 se había desarrollado en Zacatecas la primera edición en México de este festival que nació en Gales, en el poblado Hay-on-Wye, famoso por sus librerías, con la presencia de escritores, periodistas, músicos e intelectuales como Carlos Fuentes, Jon Lee Anderson, Bob Geldof, Sasha Sokol, Jorge Volpi, Laura Restrepo, Francisco Goldman y Héctor Abad, entre otros; y la dedicación a la memoria de Carlos Monsiváis y José Saramago, entonces recién fallecidos. Realizado por la entonces gobernadora de Zacatecas, la perredista Amalia García, quien participó en el programa, el Hay Festival se asumía como piedra de toque para impulsar la lectura y devolver a Zacatecas, hermosa ciudad, Patrimonio de la Humanidad, su antiguo lustre. Sin embargo ante el inminente relevo en la gubernatura se temía que la siguiente administración cancelara la continuidad. (Ver “Cumple expectativas Hay Festival”: http://ntrzacatecas.com/noticias/zacatecas/2010/07/19/cumple-expectativas-“hay-festival”)
De modo que en enero de 2011 el Hay Festival buscaba anfitrión en México. Del 19 al 23 de enero se celebró en Madrid, España, la edición número 31 de la Feria Internacional de Turismo. Conforme a las cifras de la feria (accesibles en: http://www.ifema.es/ferias/fitur/pdf/cifras.pdf) acudieron a este mercado, visitado en mayor número por hoteleros (15% del total) y promotores de viajes (18%), más de doscientos mil asistentes. Algunos fueron visitantes profesionales; y dentro de estos un 1. 3% correspondió a “organismo oficial extranjero” . Conformando este porcentaje asistió una nutrida representación de Veracruz, con emisarios de la Secretaría de Turismo, Cultura y Cinematografía y del Ayuntamiento de Xalapa. Como se relató en una entrega previa (“Hay Festival en Xalapa”, Performance 147, ) Elizabeth Morales, asumida inesperada vocera de la delegación, anunció, a su regreso, como logro de su gestión, la contratación del Hay Festival para Xalapa; aunque en ese momento se anunció que se efectuaría en 2012, no en 2011. En marzo, sin embargo, se anunció que el festival sucedería en octubre.

Programa

El Hay Festival se desarrolló del 6 al 9 de octubre. El programa incluyó personalidades de importancia mundial. Varios, escritores reconocidos, leídos y candidatos al Premio Nobel de Literatura: Martin Amis, Richard Ford… Otros, personajes menos mediáticos, aunque con una trayectoria que los sitúa entre las personalidades más influyentes en sus campos respectivos: Marcus du Sautoy (considerado uno de los científicos vivos más importantes), Niall Ferguson (definido por Time dentro de las cien personalidades más influyentes a nivel mundial). Y claro, Michael Nyman, Brian Nissen. Para el público de a pie había nombres más atractivos: Elena Poniatowska, Diego Luna, Molotov… Y para los amantes de la literatura, esa cofradía cada vez más reducida, surgía la posibilidad de conocer a Rodrigo Rey Rosa, Ricardo Piglia, Alfredo Bryce Echenique, Edmundo Paz Soldán, además de la oportunidad de volver a escuchar a Sergio Pitol, Margo Glantz, Mario Bellatin, Rosa Beltrán, Juan Antonio Masoliver, Carmen Boullosa.

La nómina fue amplia e incluyó autores para diversos gustos. Nada que reprochar a la composición del programa, si acaso la poca presencia de poetas y de lecturas de poesía. Nada –tampoco– que objetar a la calidad de los participantes; si acaso que al cotejar los programas en Zacatecas (2010), Segovia (2011), Cartagena (2010) se advierta cierta regularidad, ciertas presencias reiteradas (Sergio Ramírez, Martín Caparrós, Juan Cruz, Eduardo Lago), como si el festival fuera una suerte de caravana que va llevando a sus artistas exclusivos de un punto a otro. No seré mezquino sin embargo y coincido en que se trata del festival literario más importante del mundo y es un lujo su celebración en esta ciudad tan agobiada.

La importancia histórica

La embajadora de Gran Bretaña en México, Judith MacGregor, expresó al gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, su satisfacción por el éxito del Hay Festival en Xalapa y manifestó su deseo de que continúe en esta localidad. Aprovechó para recordar los lazos que unen a Gran Bretaña y Veracruz siendo uno de ellos el convenio contra el cambio climático. La diplomática no era la única satisfecha. El galés Peter Florence, fundador del Hay y presidente de la organización a nivel mundial, agradeció la hospitalidad y refrendó su voluntad para que el festival continúe en Xalapa el resto del sexenio.

Es comprensible la algazara expresada por autoridades y organizadores. Para el Hay, quien recientemente perdió la sede en Granada, víctima de la crisis, se mantiene la presencia en México, escenario clave, por su dimensión, dentro del esquema de festivales en lengua castellana. Para Veracruz, el Hay permite hospedar un festival de gran envergadura, visible a nivel mundial, y refrendar a Xalapa y a Veracruz como sitios señeros dentro del turismo cultural, además de contribuir a la limpieza de la imagen de un estado que ha sufrido los embates de la guerra civil entre bandos criminales en épocas recientes.

El flechazo es explicable. Como uno de esos matrimonios arreglados: Al Hay le conviene el dinero de Veracruz, a nosotros el apellido, el abolengo del Hay.

Escollos

Hubo, es cierto, varios contratiempos: el programa se publicó ya entrado agosto, lo que dificulta la promoción previa, necesaria para que el público foráneo se entere de la oferta del festival; sucedieron varios cambios y ausencias, algunas por motivos de enfermedad –Álvaro Enrigue fue hospitalizado, por ejemplo, lo que implicó la ausencia también de la escritora  Valeria Luiselli, su esposa–, otras sin notificación –el cambio de espacio de la conferencia de Niall Ferguson, el cambio de día de la charla con Jon Lee Anderon. Todos estos incidentes propios de la organización primeriza de un festival de esta dimensión. Gajes del oficio, nada para festinar o incordiar. Destaco sin embargo que una de los trastornos más notorios, debido al interés que había suscitado, fue la cancelación de la trasmisión en vivo de La dichosa palabra. Aunque se sabía que no se desarrollaría, pues su cancelación respondió a que se cancelaron las actividades del Canal 22 en el Hay Festival, no se avisó al público la suspensión del programa. Además de afectar la trasmisión en vivo de los noticieros de cultura diariamente, como se había anunciado, y el programa de Alvarado, Boullosa y Casar afectó también a los propios reporteros del canal, quienes debieron cubrir sus gastos con dinero propio al encontrarse, ya en Xalapa, con que sus reservaciones fueron canceladas.

Postscriptum

Manuel Vicent dedicó en su columna habitual en El País, un artículo, “La bestia”, al Hay Festival donde refiere el contraste entre celebrar un festival literario mientras afuera se vive una realidad violenta. Como si intuyera esa crítica, la directora del festival en castellano, Cristina Fuentes respondió al cuestionamiento sobre el sentido del Hay:

… venir a crear comunidad. Eso es lo que tiene el Hay Festival. Y es una de las funciones primordiales del arte en general, de la poesía, de la literatura, que nos abre la posibilidad de restaurar los tejidos que se lastiman en una sociedad ante experiencias de crisis como las actuales: de violencia, de horror. Y nos hace abrir el diálogo, el diálogo es lo que hace estar en comunidad: transformar el horror que estamos viviendo en un espacio compartido.

Anuncios

HAY FESTIVAL en XALAPA

Haciendo guardia con el guardia: Michael Nyman y Brian Nissen

El acontecimiento cultural del año en lo que a literatura y pensamiento toca es el Hay Festival, que en su segunda edición en México se desarrollará en Xalapa del 6 al 9 de octubre. Se ha anunciado la posibilidad de que Xalapa hospede el Hay al menos los siguientes cinco años, aunque Elizabeth ya comenzó con sus contradicciones diciendo que será los próximos tres años. El programa, que se urde en torno al encuentro de la cultura anglosajona, en especial de la británica, origen del festival, con la cultura hispanohablante, en su vertiente ambosmundos, ofrece la oportunidad en varios casos única de conocer y escuchar los pensamientos e ideas de algunos de los intelectuales y escritores más importantes del mundo, además de asistir a conciertos de grandes músicos. El programa puede consultarse en las propias páginas de este periódico de modo que apenas si preciso mentar a Martin Amis, Richard Ford, Niall Ferguson, Jon Lee Anderson, Ricardo Piglia y a Alfredo Bryce Echenique, como los autores más notables entre las decenas que deambularán por Xalapa en esta semana. Insistimos: el Hay es un festival de lectores, no un festival de artistas, músicos o cineastas, como se ha comentado, acaso para atraer al público mayoritario que no lee ni la señalética. Artes y entretenimiento son acompañantes, no el punto central, que es la literatura y las ideas. Conviene recordar que la celebración en Hay-on-Wye, la sede central, atrae a más de 200 mil visitantes a una de las más remotas aldeas de Gales.

El corredor sin fondo El Hay, por su importancia, debe de ser la piedra basal para la ubicación de Xalapa en el mapa del turismo cultural. Leticia Perlasca, titular de la Secretaría de Turismo y artífice de la realización del Hay Festival, a su regreso de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), anunció en enero que se celebraría este programa, sin especificar año. En medio de contradicciones –Elizabeth Morales había anunciado que realizaría el programa en 2012, lo que motivó una aclaración de Perlasca puntualizando que el festival había sido convenido por mediación de Turismo y Cultura, no del Ayuntamiento– el Hay comenzó a fraguarse lejos de la atención mediática y bajo la asesoría de la Universidad Veracruzana y los organizadores del Hay Festival y del British Council. Cuando al regreso del polémico viaje a España, a la ya citada Fitur, que desarrollaron Leticia Perlasca y la alcalde de Xalapa, Elizabeth Morales, se anunció que el Hay Festival se desarrollaría en la ciudad en 2012 más de uno leímos la noticia con escepticismo y suspicacia. ¿Motivo?: la ausencia de una adecuada infraestructura. En Xalapa, pese a su prestigio como ciudad de teatro, no hay teatros. El Teatro del Estado, sitio emblemático de la cultura de Xalapa, sede de la Orquesta Sinfónica de Xalapa y espacio, en la Sala Chica, de la ORTEUV, sufre de graves desperfectos –hoyos en el techo, fugas de agua– que orillaron a Protección Civil a emitir un comunicado sobre la crítica situación en que se halla el inmueble. En el sitio de videos youtube, aún es posible ver un video sobre las goteras del teatro y los músicos de la OSX y la OSJEV cuentan sobre vigas a punto de caer o ratas corriendo en las tuberías, que de no ser lamentables serían viñetas cómicas. Súmese a ello que el Teatro J. J. Herrera, también denominado de la Ciudad, lleva más de un año en espera de una cabal remodelación que le permita fungir como espacio teatral y foro musical. Uno esperaba que dado que Xalapa había sido escogida para albergar tan importante festival, el dinero, que no suele abundar para los proyectos de cultura, finalmente sería liberado a fin de ofrecer un marco adecuado al fasto que representa escuchar a personajes tan importantes como Niall Ferguson o Marcus du Sautoy, una de las personalidades más influyentes a nivel mundial y en el que pocos han reparado –les dejo de tarea investigar su importancia. Si la franquicia continúa en Xalapa habrá que esperar un año más. O dos. O tres. O nuevas administraciones. Un cambio de siglo acaso no vendría mal. Para acallar críticas, Morales anunció, en mayo, que se construiría un corredor cultural turístico que comprendería del Parque Juárez a Los Lagos. Desde la administración de David Velasco se ha manoseado el mentado corredor como paso primero para prestigiar a Xalapa dentro del turismo cultural. El 11 de mayo Elizabeth Morales anunció haber recibido del Gobierno del Estado la suma de 9 millones de pesos para el corredor turístico y 1 millón 500 mil pesos para la iluminación ornamental del Parque Juárez.

Letras de cambio

A escasos días de la celebración de este auténtico maratón de ideas y arte, que albergará a cineastas, músicos, pensadores y sobre todo escritores y periodistas, el único corredor que hay entre el Parque y los Lagos son las callejuelas con coquetos hoyos que se revelan con el sol, como sonrisas tras la lluvia. Tampoco se concluyó la iluminación. Eso sí, se ha anunciado que el Ayuntamiento ha recibido un presupuesto de 38 mil pesos para “impresiones”. Una nota aclaró posteriormente que lo que la alcalde entiende por libros son spots radiofónicos, contratación de edecanes, espectaculares y posters. Xalapa: ciudad que vela por la lectura –de eslóganes. Pese a la indolencia con que el municipio ha enfrentado al festival, al mal estado de las calles y la inseguridad que no se ha resuelto, justo en el tramo que va de Juárez a Los Lagos, esperamos que el Festival, celebración de la creación, las ideas y la libertad, sea un éxito y que se continúe realizando para bien de la ciudad y de todo el ecosistema de la cultura. Aguardams sobre todo que sea una fiesta del conocimiento para que nuestros políticos, aunque sea por ósmosis, aprendan algo.

MATAR un ÁRBOL

Araucaria de San José, Xalapa, Veracruz.

El martes 9 de agosto se derribó por encomienda del Ayuntamiento de Xalapa la araucaria ubicada a la entrada del mercado Alcalde y García, a un costado del atrio de la iglesia de San José, en el barrio homónimo. Héctor Hernández Andrade, responsable de Medio Ambiente en el municipio de Xalapa, quien durante el sexenio de Fidel Herrera Beltrán fue director general Forestal en la Secretaría del Desarrollo Agrario (Sedarpa), encaró las críticas exponiendo que la araucaria estaba moribunda. De acuerdo a Hernández Andrade la araucaria, muerta internamente, carecía suficiencia de nutrientes además de estar plagada. La culpa: el arriate de cemento impedía la apropiada irrigación de las raíces.

Convertido en centro de atención, el señor Hernández aprovechó para anunciar más talas pues la mayoría de los árboles en Xalapa que se encuentran en calles y avenidas, de acuerdo al funcionario, amenazan la integridad de los transeúntes. Anticipa su meta como funcionario: derribar la mitad de los 27,000 árboles que existen en la ciudad. Asunto es de biólogos y ecologistas convalidar o refutar los argumentos del responsable de cuidar el medio ambiente en Xalapa.

Hernández Andrade ha ido más allá. Ha dicho que las administraciones municipales anteriores no razonaron en la plantación de árboles. Si ello es verdad uno se pregunta: ya que él estuvo en la Sedarpa, por qué no corrigió los actos de David Velasco, quien plantó varios árboles.

En lo que respecta a remover árboles es otro asunto, ya que muchos de estos árboles son añosos. Acaso Hernández Andrade debería dialogar con los grupos ecologistas que se oponen a esta tala que ya se está llevando a cabo en la ciudad de manera subrepticia, para evitar más críticas. Ahora propone un Museo del Árbol. Como quien dice, Muerto el niño… Y en una medida que si no fuera grosera resultaría hilarante anuncia que plantarán una nueva araucaria donde estaba la anterior. ¿Pus no que eran exóticas y no merecían ocupar el suelo xalapeño…?

El Xochimilco de la niebla

El presente nos está demostrando, día a día, que ya no es posible imponer actos de manera autoritaria. En el caso de la tala debió de efectuarse un estudio de la situación de los árboles en Xalapa y presentarla, difundirla a la urbe, para que los ciudadanos de Xalapa y las organizaciones de defensa ecologista conocieran el informe y discutieran su pertinencia. También para que la sociedad evaluara y eligiera la solución más adecuada. En vez de eso, el Ayuntamiento, o la alcalde o Hernández, decidieron que la mejor medida era cortar, podar y convertir la plantación en suplantación al dejar macizos de flores en vez de árboles.

En las principales avenidas de la ciudad se están sustituyendo los árboles centenarios por arriates con maceteras. Sí, muy bonitos, pero el xalapeño quiere a sus árboles. Hernández, vocero de Elizabeth Morales, ha dicho incluso que convertirán la ciudad en un nuevo Xochimilco, con macetas y flores por doquier, lo que insisto, si no fuera lamentable, se pensaría que es una línea de comedia, una ocurrencia de Eugenio Derbez para Ciudad Peluche.

Habría que indagar en las nociones de la belleza de nuestra alcalde. La belleza en una ciudad no la detentan las flores. Los árboles son en sí bellos y si algo ha distinguido a Xalapa es la profusión frondosa de sus camellones y parques. Los árboles, hay que decirlo, dan sombra y guarecen de la lluvia; condiciones climatológicas extremas que paradójicamente coexisten en Xalapa. Tan si no fuera suficiente, la nuestra es una ciudad serrana, no una villa lacustre. El corte de los árboles vetustos puede evitarse de contar con un programa de sanidad vegetal. La solución no es derribar árboles y plantar otros; sería como asesinar a los enfermos y entregarle un bebé a los deudos. Como las personas, los árboles no son sustituibles. Un programa de protección vegetal no requiere una inversión ingente. Sólo estudios y medidas oportunas. Los recursos del Ayuntamiento de Xalapa se han aplicado y continúan aplicándose a medidas y acciones no perentorias. La salud de los árboles es un asunto ciudadano. Debemos exigir que se instauren programas de revisión y protección para evitar que la tala anunciada continúe.

Como se había hecho anteriormente con otro árbol, el ahuehuete situado en la Plazuela del Carbón, en Revolución, se debió rescatar el árbol, protegerlo y mantenerlo como testimonio; monumento histórico viviente.

Así lucía la araucaria de San José antes de ser talada.

La importancia histórica

A juzgar por las declaraciones del señor Hernández colijo que en el Ayuntamiento muchomucho no saben de la historia de Xalapa. Reseño entonces la importancia histórica de la araucaria. En ocasión del cuarto centenario del Descubrimiento de América, el embajador de Chile en México regaló a Porfirio Díaz un cargamento de araucarias, quien las distribuyó por todo el país. Cuatro de ellas se entregaron al gobernador Juan de la Luz Enríquez. Una de ellas se plantó en el Parque Juárez, las otras en los atrios de iglesias de Xalapa. Ignoro si esta araucaria hoy muerta fue una de ellas, ya que el atrio de la parroquia de San José se ha modificado. Con todo, era un árbol con más de cien años de antigüedad –no setenta, como dijo Hernández Andrade, quien ignora que la biología tiene estrecha relación con la historia–, por lo que cabe considerarlo un monumento natural enclavado en un espacio histórico. En el mismo sitio, justo detrás de la iglesia, hay un obelisco que conmemora la gesta de dos  militares, Ambrosio Alcalde y Antonio García, quienes combatieron contra las tropas norteamericanas que habían ocupado Xalapa en 1847. San José, en especial esa zona que diríase es el centro del barrio, es una zona cargada de memoria y es por ende un recinto histórico.

Dicen los locatarios, cuentan los vecinos, filtran los funcionarios, que se derribó la araucaria centenaria para mayor ganancia que no gloria de los empresarios que instalarán sus negocios en la denominada Plaza Gourmet. Sería un acto de mezquindad y ruindad. Los propietarios del Bola de Oro, Asadero Cien no han opinado, por aquello de que calladitos se ven más bonitos y el que se mueve sale de la foto. O de la plaza. Elizabeth Morales ha argüido que ella no concibió la Plaza Gourmet, que se trata de un proyecto de Velasco Chedraui, quien no pudiendo convertir la Plaza Lerdo en una plaza de bares, como se lo proponía, se resignó a llevar su música y sus chelas a San José.

Varios medios, como La Jornada Veracruz, acotaron que ha sido Morales quien ha ofrecido las concesiones de esta plaza, no Velasco. El reportaje “San José, negocio redondo de edil” de Jair García, publicado en tal medio, señala que la remodelación con fines comerciales busca beneficiar a los familiares de la alcalde Elizabeth Morales. Pocos han reparado que Elizabeth Morales tiene presencia en ese barrio: desde el loft en el que durante años funcionó un edificio se coordinó su campaña. Más aún, en el último año San José se ha convertido en cuartel de invierno de priistas. Desde ahí han operado organizaciones juveniles, comités, organizaciones amigas.

Un emblema del barrio

La araucaria era un emblema del mercado de San José y del barrio mismo. Los comerciantes expresaron a varios medios su molestia. Los vecinos denunciaron el suceso a través de cartas, ya que la tala había pasado inadvertida. Ocurrió una pequeña alharaca en torno al hecho y cosa extraña el acto atrajo prensa a nivel nacional. Si la medida arbitraria afectó la vida de un ser, no menos cierto es que ni antropólogos ni historiadores se han manifestado para externar su deliberación acerca de la manipulación de un lugar histórico. Pareciera que a nadie le importa preservar a ese espacio, que atestigua la resistencia a la colonización y que es parte no sólo de la historia de Xalapa sino de México. No sorprendería que en lugar del obelisco se instauraran unos arcos de McDonald. Al menos constataría coherencia en los actos públicos.

Argüir, como lo hizo Hernández Andrade, que la tala de la araucaria se debió a que estaba podrida y constituía una amenaza, atribuir al exotismo de su origen las pocas defensas contra las plagas, es ignorar la historia y la literatura. Se sabe:  nuestros políticos no leen y desconocen la historia.  Querer convertir a una ciudad en epicentro del turismo cultural sin saber qué es lo que la convierte en culta es un disparate. Basta recordar que ya Salvador Díaz Mirón cantó en Lascas a la araucaria que se encuentra frente al Parque de Los Berros.

De descubrirse que el verdadero motivo de la muerte de la araucaria fue facilitar las ganancias de este grupo de empresarios, a quienes amamos los árboles, a los vecinos de San José, a los xalapeños conscientes nos queda la opción de no acudir a esa plaza y aun de vetar el consumo de los productos que expenden ahí y en otros locales. Y difundir en Xalapa y fuera de ella que en la Ciudad de las Flores prefiere matarse un árbol que rescatar o preservar la vida.