La SAGA de la desaparición del IVEC

 

El doctor Félix Báez Jorge durante la canonización de Rafael Guizar y Valencia, 2006.

El lunes 24 de enero una noticia estremeció al cerrado pero tornadizo mundo de la cultura: a las redacciones de varios periódicos y portales de noticias habría llegado una carta, firmada por Eduardo Sansores, el popular Güero, personaje de la vida cultural jarocha, denunciando que Félix Báez-Jorge, director del Instituto Veracruzano de la Cultura, IVEC, se proponía desmantelar la institución además de tomar medidas injustas y arbitrarias. Ignoro si por huera propensión al chisme o por convenir a los intereses inconfesables, varios medios intitularon el boletín –ninguno consigna la carta, pore so digo “habría llegado una carta”, y todos repiten o transcriben idéntico texto, lo cual resulta curioso por decir lo menos y por ello presumo la existencia de un boletín– con titulares llamativos: Los Políticos, un blog a cargo de Salvador Muñoz, y Veracruz Informa eligieron el incendiario: “Félix Báez, un peligro para la cultura: Sansores”; con el mismo título la nota apareció en el portal de Hechos. Es probable que tal fuera el título del boletín y que los periodistas se limitaran a transcribir. En una entrada previa de El Diletonto comentamos con detalle la noticia en Notiver.
Las acusaciones de Sansores
¿Qué es lo que ha motivado esa alarma que Sansores expresa en el boletín? A reserva de conocer la carta en detalle y no sólo en el resumen difundido,las acusaciones denuncian varias acciones que inconformaron a ciertos creadores del Puerto –no consigno sus nombres porque no sé a quiénes representa Sansores, ni si habla en nombre propio o ha sido designado vocero de una comunidad: el boletín no lo deslinda. He aquí los puntos:
“los trabajadores desaprueban la desaparición de la subdirección de Promoción y Animación Cultural, ya que consideran que es el inicio del desmantelamiento del IVEC”.
“presentó [al gobernador Javier Duarte] un programa de reestructuración del IVEC que contempla la transferencia de la referida subdirección a la Secretaría de Turismo y Cultura”.
La Fototeca Juan Malpica Mimendi y la Casa de la Cultura Agustín Lara han sido clausuradas [sic].
“los artistas o ciudadanos no pueden acceder [a las oficinas del IVEC], violando el derecho de audiencia”.
Se despidió a “Yesica Martínez, quien era subdirectora Administrativa […] porque atendió a una persona que requería orientación para un trámite”.

[Todas las citas corresponden al boletín mencionado]

Los argumentos posteriormente fueron reproducidos por columnistas quienes anunciaron, sin comprobar las aseveraciones ni las denuncias expuestas, que Báez-Jorge se proponía desmantelar el IVEC. Si la floración de reportes de balaceras en diversos puntos de la ciudad de Xalapa el viernes 14 de enero motivó artículos sarcásticos ante la ausencia de pruebas, no me explico por qué estas columnas, quienes no han presentado sus pruebas, no han merecido reprobación semejante.
Desaparición cíclica
El tema del desmantelamiento del IVEC es cíclico. Cada comienzo de sexenio, una vez designado un nuevo director, en las tertulias se propala la noticia de un inminente desmantelamiento del IVEC o bien a la sujeción de la Secretaría de Turismo y Cultura. Así ocurrió cuando el CONARTE, trasunto de la fundación cultural Caftán Rojo A. C. promovió una iniciativa de ley cuyos objetivos, en palabras del vocero y principal promotor, Ramón Acebo, eran la desaparición del IVEC (“El gobernador pide desaparecer el IVEC”, La Jornada, 21 de enero de 2006). Conforme a la información difundida esta ley se elaboró durante 2005; es decir a menos de un año de que Fidel Herrera Beltrán detentara la gubernatura. La Agencia AVC Noticias habría sido el venero de esa información; Acebo expresaba:

El Consejo Veracruzano para la Cultura y las Artes —de crearse— se ajustaría a la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo que transformó a la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) en Secretaría de Educación y que permitió que se absorbiera el área cultural por la Secretaría de Turismo y Cultura.

El chismoso, perdón, el curioso lector interesado en desmenuzar los pormenores puede consultar mi columna: “Cómo acabar de unaves con la cultura” (Performance num. 19, 4 de abril de 2006); en línea en: El Diletonto). La coincidencia de los principales lineamientos de la Iniciativa con una de las acciones principales de la reingeniería gubernamental propuesta por Herrera, la desaparición del Instituto Veracruzano de Cultura y la absorción de sus funciones por la Secretaría de Educación y por la Secretaría de Turismo, fue entonces lo que causó tal encono y oposición a la Iniciativa de Ley propuesta por el diputado Atanasio García Durán.
Sin embargo, cuando Dalia Pérez Escobar prometio durante su campaña para lograr la diputación una Ley de Cultura, pocos previmos que el resultado terminaría respaldando esa Ley Orgánica del Poder Ejecutivo que había asentado como supremo árbitro de la cultura al gobernador y su manejo a la Secretaría de Turismo y Cultura. Nuevamente remito a los curiosos a consultar mis columnas al respecto.
Sujeto a la Secretaría
A lo largo de esta novela por entregas o saga tragicómica, resulta evidente que la desaparición del IVEC está asentada en los lineamientos de la ley que instauró la creación de la Secretaría. El Diletonto ha reiterado, a lo largo de más de cuatro años, que los lineamientos del sexenio de Herrera Beltrán fueron desaparecer el IVEC, crear un megaconsejo con los jerarcas de la cultura, la educación y la política, y uniformar la cultura con el propósito soterrado o visible, de corporativizar la cultura. Esta interpretación se basa en que la desaparición del IVEC y la creación de un consejo se asienta en el decreto para instituir la Secretaría de Turismo y Cultura (Ley 523 de Turismo para el Estado de Veracruz de Ignacio de La Llave), la cual se publicó el 13 de enero de 2006 en La Gaceta Oficial.
Cabe preguntarse, ¿realmente Félix Báez-Jorge planea desaparecer el IVEC o es la secretaria de Turismo, Cultura y Cinematografía quien se propone incorporar a las funciones de su secretaría las atribuciones anteriormente reservadas al IVEC? Para muestra basta que el IVEC ha dejado de ser el responsable de la coordinación de festividades populares, como la Fiesta de la Candelaria; es la Secretaría quien se ocupará de coordinar estas fiestas.
Esta confrontación apenas empieza y sin duda sera nuevamente la gran saga del sexenio.

DUARTE y los TONTOS ÚTILES/Continuación

En el número 116 de Performance El Diletonto dedica su columna a la reunión del pasado lunes 24 de junio de Javier Duarte con un grupo de trabajadores de la cultura xalapeña principalmente. Esta reunión tenía como propósito acercar al doctor duarte a las necesidades de la comunidad artística y cultural de Veracruz, uno de los sectores más vulnerables debido a la ausencia de empleo, salarios, derechos y otras prestaciones que brinda la ley a cualquier trabajador excepto los artistas.

La reunión fue multitudinaria y no cumplió la promesa: ser un encuentro y un intercambio de ideas. A cambio privilegió nuevamente la escucha sin réplica. El doctor dirigió una alocución en la que prometió empleo y ocupación y crear un sistema de becas. Quizá no sabe que empleo hay lo que no existe es remuneración: en las ferias del libro, en los festivales, siempre concurren actividades artísticas, literarias, culturales. Lo que no se brinda es remuneración. Las revistas especializadas, como Performance, deben de mendigar publicidad. En cambio en el encuentro se vió a los directores de Líder, de Nuestras Noticias Veracruz, obsequiando lujosos ejemplares pagados con dinero del pueblo. Eso sí, en vez de ideas, derramó whisky y ron sobre quienes así lo quisieran. Quizá pensaron los asesores de Duarte: empedamos a los intelectuales y no nos la armarán de pedo. Esperen esta columna, ya muy pronto.

DUARTE contempla la posibilidad de perder: LUIS VELAZQUEZ

El periodista Luis Velázquez Rivera

Interesante columna la que publica Luis Velázquez en el periódico IMAGEN. Da cuenta de una reunión ente Javier Duarte y su primer círculo. Los Doce Apóstoles los llama Velázquez, un periodista siempre cercano al poder y por tanto muy informado. Además de que Duarte está rodeado de fidelistas destaca el arribo de expertos en el fraude electoral. Y de acuerdo con el decano periodista veracruzano, Duarte y su equipo plantean seriamente que pueden perder la elección.

NOmeTOQUESesa

ApostillaAelPLAYLISTdetuELECCIÓN

Informa Notiver, en su edición del lunes 15 de junio, que en los antros de las principales ciudades de Veracruz –claro, en aquellas gobernadas por el PRI– está prohibido reproducir la canción “Yo te vi llorando”, que como ya dijimos es un cover de la canción “I Want You To Want Me” con que Cheap Trick puso en el mapa al Budokan. Las regidurías de comercio aconsejan a los propietarios de los antros, cuyos permisos siempre penden de un hilo y responden más a las vinculaciones con las autoridades –¿verdad, Reynaldo?–, que no se toque esa canción, convertida en La Marsellesa de los veracruzanos –ver Casablanca de Michael Curtiz.

Acaso a los jóvenes poco les importe la política, pero les encanta el desmadre. Hace diez años una canción infame “Puto” de Molotov se volvió popular por su procacidad; un pretexto para espetar “Puto”. Ahora se desquitan gritando “Yo te vi, yo te vi robando”. La prohibición confirma que PRI, gobernantes y políticos continúan intentando acallar la voz popular. En su cortedad de miras no entienden que sólo vuelven más famosa la parodia “Rata y cursi” y más se desprestigia justamente a quien se desea proteger: al gobernador.

¿No hay un grupo punk que realmente lo sea que retome la parodia y la interprete como una rola punky?

Becas del IVEC en EL UNIVERSAL

[Franz Ferdinand, Ulysses]*

 

El Universal, “El Gran Diario de México”, publica en su edición del martes 13 de enero de 2009 en la sección de Cultura, un artículo intitulado Otorgan 63 becas a artistas de Veracruz , con el balazo “Forman parte del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico; equivalen a un monto total de más de dos millones de pesos”. La noticia no tendría nada de extraño si fuera eso: una noticia. Por inexplicables razones –¿El Maratón Guadalupe-Reyes puede ser una buena excusa y pausiblemente el redactor y los responsables de la sección correspondiente de El Universal siguen ebrios?– se vuelve a refritear una noticia que el propio periódico había publicado ¡el 23 de diciembre!

La fuente es la misma: Notimex, la sección igual y el periódico, pues ya lo mencionamos. Aquel 23 de diciembre la noticia se intitulaba “Otorga Veracruz estímulos a la creación artística” y el balazo rezaba:
Destinan recursos por dos millones 676 mil pesos para proyectos de desarrollo artístico en siete categorías.

Además de llamar la atención sobre la pobreza de criterio y la falta de pespectiva de Notimex y El Universal, cualquiera que sea el responsable, la nota publicada en enero no tiene pierde y ha alegrado sobremanera a El Diletonto. Por principio está pésimamente redactada –¿la borrachera será excusa?. Y gracias a la anfibología y el anacoluto, es decir a la falta de concordancia y correspondencia entre las partes, no se entiende a qué se refiere. De modo que es posible entender que quienes fueron los jurados son en realidad los beneficiarios de las becas. Aclaro que en la nota del 23 de diciembre sí se expresaba claramente quienes habían sido los elegidos.

Muy temprano El Diletonto recibió un comunicado de su amigo El Conde de Saint Germain donde se acotaba que Jesús Garrido, ilustre poeta de Veracruz, quien siendo jurado en el Programa de Estímulos a la Creación Artística edición 2007 había sido al mismo tiempo concursante y beneficiario –eso sí, un premio que no implicaba dinero de por medio–, nuevamente había merecido una beca. El Diletonto leyó rápidamente la nota, ya que no pensaba que las autoridades responsables del IVEC, por tontas que fueran, podrían ser tan estúpidas para saltarse soberanamente los reglamentos del CONACULTA. Y en efecto, El Diletonto comprobó una vez más que su retraso mental le permite leer mejor que muchos intelectuales y notó que la nota se refería a quienes habían sido los jurados. Jesús Garrido y otros tantos eran los jueces del certamen, no los beneficiarios. El único comentario publicado en la nota mencionado, infiere esa misma lectura ya que se cuestiona que no se mencione quiénes fueron los jueces. No es tal; es un comunicado mal escrito que señala el jurado pero no a los beneficiarios. La nota de diciembre sí lo consignaba. Por lo demás dicha nota era un boletín disfrazado; el mismo boletín que emite el IVEC, lo cual ya en sí es reprobable –¿que no pueden al menos reescribir el boletín? En Internet puede localizarse el acta con los resultados.

Si bien invito al lector a leer directamente la nota en El Universal, no puedo escapar a la tentación de transcribir una prosa tan ejemplar en todo menos en coherencia. Mire, mire usted (:P):

 

Simplemente está mal redactada, los párrafos mal distribuidos y nótense las comas. Caramba, no sean egoistas y pónganse la del Puebla.

La anfibología no va aislada. Como argumento probatorio de que en Notimex y en la sección de Cultura de El Universal aún continúan  duros los festejos del Maratón, queda el último párrafo. Se lee :

Madre mía, El Diletonto al fin ha comprendido por qué este programa de becas está tan mal, por qué funcionarios en activo disfrutan de las becas con complacencia de las autoridades –¿acaso el CONACULTA no vigila?– y también entiende por qué el IVEC es prácticamente inexistente en Veracruz: porque promueve el estímulo a la producción artística de los creadores guerrerenses, no de los veracruzanos. Resta averiguar, y ojalá El Universal nos ayude, a descubrir cuál es el instituto de cultura que vela por los veracruzanos: ¿será el poblano? ¿el tabasqueño? O habrá que ir a Chicago para ver si entre tanto paisano hay una fundación para apoyar a los verachos?

PD. Diligentemente El Diletonto se registró en el sitio de El Universal para postear su comentario, que señalaba las incoherencias y la pésima redacción. Ejerciendo el supremo derecho de la censura, los redactores omitieron publicar el comentario sin que siquiera se explicara la razón. Quizá porque los efectos de la mona aún no se les bajan.

* Por supuesto, Franz Ferdinand no tiene nada que hacer aquí, pero dado que no encontramos una imagen bonita, decidí postear el nuevo video de Franz que suena ligeramente a Demis Roussos.

¿CULTURAINTEGRAL O CULTURA INTEGRISTA?

VILLASANA EN LA FERIA INFANTIL

La sucesión en el IVEC/III y última

A MEDIDA QUE transcurre el mandato de Sergio Villasana Delfín como director del Instituto Veracruzano de Cultura los motivos para su designación asientan su volumen, como si el calor de las semanas hubiera solidificado los surcos cenagosos de los primeros días moldeándolos en bajorrelieves de arcilla. La lectura de las pocas entrevistas concedidas y los comentarios aparecidos en las columnas políticas más longevas, prestigiadas y por ello sospechosas de vocería, uno entiende que detrás de todo este enredo, está la mano visible del gobernador.

Bajo esta luz, el relevo de Esther Hernández Palacios y la designación de un hombre de confianza y lealtad a toda laya pero sin trayectoria como gestor o promotor cultural, como lo ha sido Sergio Villasana, se revelan capítulos de una aventura que comenzó con el mandato, la candidatura diríase, de Fidel Herrera Beltrán.¿Por qué tanto interés en el IVEC? ¿Su Ley oculta algo? ¿Por qué el interés por una nueva Ley? ¿Fidel se propone reformar la concepción de cultura y acercarla a la ciudadanía? ¿Estamos frente a un estadista o ante un corporativista?

Donde manda gobernador vale keke intelectual

ANTES QUE VILLASANA ofreciera entrevista alguna, los motivos de su llegada al IVEC habían sido pregonados por periodistas a quienes o afecta el delirio que los habitantes de la Hélade reconocían fuente de la profecía otro de los paralelismos que hermanan a Xalapa con Atenas, quizá por los subterráneos gases– o bien fungen de voceros. Gracias por informarnos de los méritos de Villasana, de quien ya hemos dicho y señalado han intelectuales de mayor prestigio, como falto de méritos profesionales para dirigir la cultura en Veracruz, que intelectuales no sabemos, pues no podemos andar con nuestra pesita medidora de ICQ* pidiéndole a la gente que nos deje sopesar sus cráneos. Y en fin, que no contentos con informarnos de las razones que nuestro soberano tuvo para defenestrar de la gracia palaciega a la Doctora, los augures delinearon tan sutilmente suelen las pezuñas permitirlo, carpetas y tapices que Villasana y equipo tejerían. Antes entonces de que Villasana informara de a qué llegó y sus cartas credenciales enseñara, sus propuestas que transformarían a la cultura, ya los periodistas, que no los intelectuales, conocían sus intenciones. Es más cuentan que Villasana leyó esas columnas para saber cuáles eran sus planes. Para decirlo claro y dejarnos de estos pinches jueguitos barrocos que nadie entiende y nomás los hago pa ver si leen un poco más despacio: Villasana está en el IVEC para hacer lo que el gober diga. Un boletín de Comunicación Social de GEV sobre la I Jornada Cultural en tu Colonia es ilustrativo: “a sugerencia del gobernador Fidel Herrera Beltrán se busca acercar a todas las colonias populares las diversas manifestaciones culturales” [SIC SIC asic dice] (publicado en El Golfo, 30 de julio).

Ya. Ya no hay responsables de cultura ni de divulgación. El responsable supremo es siempre el Único. El Líder.

Un pejcao con bombín

El viernes 6 de julio, Villasana convocó a un desayuno con “los chicos de la prensa”, que a decir del reportero Milo Vela fue una tomadura de pelo. Cuestionado por el reportero de Notiver en torno a la presencia de Carolina Gudiño en labores proselitistas —como informamos en nuestra segunda parte, publicada en el número anterior de Performance y en el segundo post publicado en este blog con fecha del 19 de julio—. El 8 de julio sin embargo apareció un artículo que resumía la conferencia de prensa. A grandes rasgos Villasana Delfín aseguró que realizaría una política cultural integral “en coordinación con la doctora Ida Rodríguez Prampolini, la Universidad Veracruzana y Radio Televisión de Veracruz, para promocionar y fortalecer la cultura en el Estado”. Añadió que buscarían utilizar “los recintos que dependen del IVEC, mismos que suman 15, siete en Veracruz, cuatro en Xalapa, y los de Orizaba, Coatepec, Papantla y Tlacotalpan, así como a través de las 63 Casas de Cultura en la entidad.” (Notiver, 8 de julio de 2007 ). Posteriormente, Villasana otorgó una entrevista exclusiva a Notiver, donde expone su concepción de la cultura, y de paso, por si quedaban dudas, reconoce que está en el IVEC para instrumentar la idea de cultura que tiene el gobernador. Una corrección: en la nota Villasana se refiere a 62 espacios, en la entrevista a 63 y cuenta como espacios a la casas de Cultura de Coatepec, Papantla y Tlacotalpan… Los espacios entre Xalapa, Veracruz y Orizaba suman 13, no 15. Todo de acuerdo a la página en Internet del IVEC. Señaladas estas pequeñas deficiencias aritméticas cuento el adagio del pez por la boca muere. Destaco en negritas los comentarios significativos. Primero que nada, los comentarios indican claramente: yo no tengo mando el meromero es el Mero Mero —eso de los meros revela que estamos entre peces:

Declarado que los lineamientos vienen de Palacio, Villasana enfatiza que la cultura debe de tener un carácter social:

Al mismo tiempo encontrar el equilibrio para lograr una mayor participación social en los programas que tiene el IVEC.

Más adelante explica que todos los organismos que efectúan labores de promoción cultural en el estado deben de trabajar conjuntamente:

Los tres principios de la cultura
(versión Fidel reloaded región 4)

Resumamos. El eje es una política cultural integral que coordine los programas de las instituciones dedicadas a la promoción de la cultura en Veracruz: la Universidad Veracruzana, Radio Televisión de Veracruz, Culturas Populares, la Secretaría de Educación. Además de coordinar las diversas dependencias, el IVEC proporcionaría sus espacios: recintos históricos, museos, galerías, y casas de cultura. Se desliza por otra parte que la cultura tiene que ser social, que debe llegar al pueblo. Finalmente se señala que debe buscarse el apoyo de las subvenciones de organismos no gubernamentales para completar el presupuesto del IVEC.
Desglosemos y expliquemos motivos y alcances de esta declaración
La idea de que deben de coordinarse los organismos de cultura institucionales no es nueva, se delinea en el libro de Sabina Berman y Lucina Jiménez, Democracia cultural. El propósito es evitar además de duplicidad de funciones, el ahorro, con lo cual el presupuesto resultará más eficaz y eficientemente repartido. Si se cumple el propósito de integrar todos los programas culturales en uno sólo pueden obtenerse mayores logros, ya que las casas de cultura, por ejemplo, podrían invitar a maestros de la UV a impartir cursos o bien presentar alguno de sus grupos artísticos o a los de la SEC. Sólo un reparo: ¿no que la UV es autónoma? ¿no estaría mejor integrar a las regidurías y comisiones de cultura de los ayuntamientos , quienes se supone sostienen a dichas Casas de Cultura?

Eso por una parte. Por la otra: la cultura debe de ser negocio y como tal, entonces privilegiar los festivales, los actos monumentales. En vez de la democracia, la demagogia. Por eso hasta el momento las manifestaciones culturales amparadas y promovidas por el IVEC en este mes de villasanato han sido equívocas. Y no, porque demuestran fehacientemente qué se entiende por cultura. Comprueban por qué los emisarios de Villasana se acercan a los creadores para decir que hay que promover una cultura para el pueblo y no para los exquisitos. Contra estas intenciones les recuerdo la frase de Alfonso Reyes: hay que igualar pero desde arriba. Mientras la noción continúe siendo que el pueblo es tan menso que hay que mandarle comparsitas y talleres de zapateado, la cultura no cambiará. No se trata de destinar el dinero a actividades elitistas sino de otorgar al pueblo elementos para que comprendan el arte en sus diversas acepciones. Es necesario educarlos y mostrarles la importancia de las expresiones artísticas más allá de las expresiones ancilares, populares o comunitarias.

 Por supuesto, siempre será más barato crear un festival que cambiar la enseñanza en educación artística. Festivales y arte abstracto, poesía hermética y fandangos pueden coexistir. ¡Jelooó!

El tercer punto es captar capital privado. Dice Villasana que buscarán crear una Fundación IVEC, para captar dólares o euros. O sea: el dinero no alcanza y no hay cómo aumentar el presupuesto. Dice Villasana “el IVEC solicitó 120 millones de pesos para ejercer en este año y le dieron 73 millones exactamente 50 millones de pesos menos”?
Con la presente administración el presupuesto destinado a la cultura disminuyó cualitativamente con respecto a los presupuestos de administraciones anteriores. No sólo eso: el presupuesto destinado al IVEC es el más bajo –de nuevo cuantitativamente: 73 millones Las instrucciones entonces son más claras: hay que activar el IVEC pero sin que al estado le cueste un peso, la cultura, la sensibilidad, el conocimiento, no son prioridad.
Dos reparos: uno, el estado tiene el deber de velar por la educación y por promover la cultura y la ciencia, como complementos de la formación integral del ciudadano, no es asunto de la iniciativa privada, como no lo son de ésta tampoco la seguridad, la salud, el derecho al trabajo, la infraestructura, sino del Estado que cobra impuestos a cambio de velar por el ciudadano. Dos, el patrón de estas ideas viene de iniciativas gachupas, pero se olvida que en Europa las actividades son patrocinadas por el Estado en 50 o 51 %. Un modelo adecuado es el funcionamiento de la Universidad Veracruzana con su Coordinación Institucional de Procuración de Fondos. Se trata de que la iniciativa privada complete los montos necesarios, pero no que administre y decida cómo promover el arte. Con el modelo que encarnaría en la Ley de Cultura que con tanta avidez se desea promover e implantar, el estado se deslinda de la cultura y se la entrega en bandeja a quien la compre. ¿Quieren pruebas de a dónde nos llevaría eso? La programación de RTV es un buen ejemplo: programas de magia, ensaladas de Lechuga –más seca que el Sahara. Ah, y caravanas musicales con Joe de Lara.

La CTM cultural (versión 4. 0)

HAY UNA INTENCIÓN oculta en estos intentos. Al agrupar todos los organismos e instituciones con fondos públicos en un solo programa, se controlan los actos y manifestaciones estéticas. La idea de un Consejo Editorial del Gobierno del Estado de Veracruz, como lo ha anunciado el gobernador, donde toda editorial queda vigilada por un Consejo, es un ejemplo de esta idea. La forma de consejo se presenta como una figura liberal, democrática, pero al ser controlada por un Elector Supremo, deviene una forma del simulacro, del control. Así, con un supremo Consejo validando qué se realiza y qué no, la capacidad de disidencia se reduce ampliamente. Máxime si el objetivo de este Consejo es favorecer a una determinada imprenta y a un político que de editor no tiene nada pero sí de ordeñador —de vacas y de arcas, dicen sus detractores.
Y si además el Estado echará a andar su armatoste para conseguir subvenciones de ONG y organismos internacionales dedicados a la promoción de la cultura, la posibilidad de establecer una disidencia sin necesidad de pedirle chiche al Estado, desaparece. ¿A quién privilegiaría la ONG? ¿A la modesta Fundación Cultural El Diletonto o a la Fundación Cultural El IVEC?.
Ese es el peligro fascista que entraña esta política cultural tan integral, democrática y sensible. De ahí que sea en la Iniciativa de Ley presentada por el diputado Atanasio García Durán y elaborada por Ramón Acebo y Sara Arróniz, en el proyecto delineado por Sergio Villasana Delfín, nos encontremos con idéntica fantasmagoría: desmantelar el IVEC, derogar su Ley, crear una nueva Ley, establecer Consejos, agremiar a los intelectuales. No contentos con modificarla en el 2003 para que el IVEC quedara sujeto totalmente al Ejecutivo Estatal se busca ahora derogarla, crear otra.

* El Diletonto es tan tonto que confunde el ICQ con el IQ. Aquí en la Redacción sólo atestiguamos, no disentimos